AUTÓDROMO DE TERRAMAR

El autódromo de Terramar, se inauguró el 28 de octubre de 1923.

El autódromo de Terramar, fue diseñado por el arquitecto catalán Jaume Mestres Fosas y se construyó en tan solo 300 días en la localidad barcelonesa de Sant Pere de Ribes en Sitges. El coste de las obras ascendió a cuatro millones de pesetas, toda una fortuna para la época.

Fue uno de los primeros autódromos del mundo y uno de los más importantes.

En ese momento solo existía el circuito de Indianapolis en EEUU y el de Brooklands en el Reino Unido. El de Monza en Italia estaba en proceso de construcción.
La última carrera se disputó en 1955. Desde entonces se quedó en estado de abandono, hasta que a mediados de los años dos mil se reacondicionó, quitando los abundantes matorrales y hierbas que poblaban la pista. En la actualidad el trazado mantiene su piso original de hormigón, y aunque tiene algunos baches, se puede rodar por sus 2 kilómetros con unos peraltes con un desnivel de 90 grados.

Actualmente existe un proyecto para recuperar y abrir al publico el circuito. Todavía se conservan, aunque en muy mal estado, todas las infraestructuras necesarias para las carreras de coches y motos.

En el autódromo de Terramar se disputaron todo tipo de carreras hasta la década de los 50