C.E. JÚPITER, EL EQUIPO MÁS COMBATIVO Y ANARQUISTA DE LA HISTORIA

El C.E. Júpiter, nació el 12 de mayo de 1909 en una reunión celebrada en la cervecería Cebrián, en el número cuarenta y cuatro de la Rambla del Poblenou, donde actualmente está la Orxateria El Tío Che. Una placa conmemorativa en la fachada nos recuerda que allí se celebró la reunión que dio vida al Júpiter.

A dicha reunión asistieron los hermanos Mauchan, obreros escoceses que trabajaban en el industrial barrio del Poblenou. En la primera junta se formalizó el nombre del equipo, los colores de la camiseta y los estatutos del club. La historia del club comienza cuando David Mauchan, se trajo un balón del Reino Unido para poder jugar a fútbol como hacía en su país, aunque aquí no era un deporte popular y tuvo que enseñar las reglas a sus compañeros de trabajo para poder jugar con ellos. Algo parecido a lo que tuvo que hacer Joan Gamper, diez años antes cuando fundó el F.C. Barcelona. David Mauchan, era un veterano futbolista cuando fundó el Júpiter, en 1900 ya jugaba en el Escocés, un equipo barcelonés formado por jugadores de la colonia obrera escocesa que trabajaba en la fábrica Fabra i Coats del cercano barrio de Sant Andreu. También jugó en el F.C. Barcelona antes de fundar el Júpiter. La primera junta decidió que el nombre del club sería el mismo del globo ganador del concurso de globos aerostáticos que se iba a celebrar ese mismo día en la playa de la Mar bella. El ganador del concurso fue un globo llamado Júpiter. Aunque esta teoría no tiene mucha credibilidad debido a que aquel año no se celebró el concurso de globos en el Poblenou.

Los conflictos obreros que se estaban viviendo en la zona más industrializada de la época, el llamado Manchester catalán, hicieron que ese año el concurso se celebrase en Madrid.
El ambiente en Barcelona estaba más que caldeado, dos meses más tarde, el 26 de junio comenzó la Semana Trágica, y el Poblenou fue un foco importante de disturbios. De todas maneras los asistentes a la primera junta bien podían haber leído la noticia en los periódicos o recordar el nombre del globo de pasados concursos aerostáticos. Es un dato que no termina de estar claro. También se dice que los colores de la camiseta eran los mismos del globo pero este dato solo es un rumor no contrastado.

Dentro de este contexto tan revolucionario nace el Club Esportiu Júpiter, mediante la fusión de dos equipos amateurs del barrio, el Anglo-Español y el Stadium Nacional. Su camiseta sería blanca con rayas azules y los partidos los jugarían en el Camp de la Bota. Los colores de la camiseta pasaron a ser gris y grana pocos años más tarde. Su primera alineación estaba compuesta por los mismos directivos y algún jugador más para acabar de completar equipo.
En 1912 el club se afilia a la Federación Catalana de Fútbol, y presenta oficialmente su plantilla compuesta por los jugadores: Bachs, Esteve, Iglesias, Mauchan, Escola, Estapé, Casasayes, Riera, Martiraan, Sala i David.

Desde su fundación en 1909 el club ha cambiado de dirección en diversas ocasiones, del Camp de la Bota a su actual campo han pasado por cinco campos diferentes, todos ellos en el Poblenou, menos el actual que está ubicado en el barrio de la Verneda. El campo que la afición del club y los aficionados a la historia recordamos con más cariño es el que estaba ubicado en el actual parque de Josep Trueta inaugurado en 1921.
Los aficionados lo recuerdan por sus logros deportivos y los apasionados a la historia por el entorno geo-temporal obrero anarquista.
La historia del escudo es tan dinámica como la de todo el club, a lo largo de sus más de cien años de historia ha tenido cinco escudos, y no es que sus directivos decidieran siempre los cambios, en varias ocasiones fueron obligados por las autoridades de las diferentes dictaduras.

El carácter catalanista del club estaba presente en el primer escudo redondo con la bandera de Cataluña y la estrella azul de cinco puntas, por lo que en 1924 el gobierno la dictadura de Primo de Rivera, decidió prohibirlo. El club pasó a tener un escudo triangular con barras grises y grana con la corona condal y el murciélago. En la temporada 31-32 durante la segunda república, el club vuelve a adoptar su primer escudo celebrándolo en su campo con la presencia del President de la Generalitat Francesc Maciá.

Al terminar la guerra civil, la dictadura militar de Franco, no solo vuelve a prohibir el escudo, además obliga a cambiar el nombre del club y los colores de la camiseta, el pasado anarquista por un lado, catalanista por otro y republicano del equipo tuvieron mucho que ver en la decisión del gobierno fascista. El Club pasó a llamarse Hércules y sus colores serían el verde y blanco, su escudo triangular con los colores de la camiseta, la corona condal y el murciélago. Un año más tarde recuperan el nombre de Júpiter pero el escudo sigue siendo el mismo, solo cambian las siglas y la camiseta sigue siendo verde y blanca.En 1959 el club consigue recuperar sus colores gris y grana y así lo refleja en su escudo triangular hasta que en 1990, en una asamblea de socios del club, se decide recuperar el escudo original de su fundación en 1909.

PRIMERA PITADA AL HIMNO DE ESPAÑA
El 14 de junio de 1925 se celebró un partido para homenajear al Orfeó Catalá, entre el U.E. Júpiter y el F.C. Barcelona. Las autoridades de la dictadura de Primo de Rivera prohibieron el acto por hacer apología de la cultura catalana pero el presidente del Barcelona, por aquel entonces Joan Gamper, decidió celebrarlo en el campo del Barça.

En el descanso del partido la banda de música de un buque de la armada británica anclado en el puerto de Barcelona interpretó el himno de España, fue entonces cuando los 14.000 seguidores de ambos equipos empezaron a pitar de manera ensordecedora, al terminar el himno español cesaron los silbidos y la banda comenzó a tocar el Good save the queen, fue entonces cuando el público empezó a aplaudir.
El gobernador civil de Barcelona dictó la suspensión absoluta de la actividad deportiva del Barça y precintó el campo de Les Corts durante seis meses. Al Júpiter no necesitaban castigarlo, llevaban años haciéndolo.

FEUDO ANARQUISTA
El Poblenou en las décadas veinte y treinta del siglo XX era una zona obrera heredera de la revolución industrial catalana de finales del siglo XIX. Un barrio obrero donde había más fábricas y talleres que viviendas. Un barrio republicano organizado y mayoritariamente sindicado en la CNT.
En las proximidades del campo del Júpiter, vivían líderes sindicales y militantes anarquistas que aprovechaban las instalaciones del club para reunirse e incluso para guardar sus armas en el caso de que a la policía se le ocurría registrar sus casas. El equipo en sus desplazamientos llevaba armas ocultas dentro de los balones para entregárselas a los anarquistas de otras ciudades para que estos se pudiesen defender de los pistoleros de la patronal. En 1936 el campo del Júpiter fue el punto de encuentro de obreros donde se comenzó a gestar la resistencia del alzamiento militar fascista. El comité de defensa del Poblenou requisó dos camiones de una fábrica cercana que estacionó junto al campo para usarlos como arsenal clandestino.La noche del 17 de julio los anarquistas; Juan Garcia Oliver, Buenaventura Durruti, António Ortiz, Francisco Ascaso, Aurelio Fernandez, José Pérez Ibañez, todos vecinos de la zona se reunieron en la casa de Gregorio Jover, desde donde podían verse los dos camiones aparcados, a la espera de noticias de levantamiento militar. A las cinco de la mañana llegó la fatídica noticia, las tropas fascistas empezaban a salir de los cuarteles para tomar Barcelona. La táctica obrera consistía en dejar salir a los militares para enfrentarse a ellos fuera de los cuarteles. Las calles que rodeaban el campo del Júpiter estaban repletas de militantes anarquistas armados.

Los más expertos en lucha callejera montaron en los camiones y montaron una ametralladora en el primer camión. Las sirenas de todas las fábricas comenzaron a sonar durante horas para llamar a la lucha a todos los obreros. Así es como emprendieron la marcha. Los camiones con la bandera rojinegra ondeando abrían el paso a centenares de obreros armados que caminaban cantando “Hijos del pueblo” y “A las barricadas”. Emprendieron la marcha hacia el centro de la ciudad para luchar contra el fascismo, animados desde los balcones por los vecinos del barrio.
Con estos antecedentes revolucionarios no es de extrañar que al terminar la guerra el Júpiter fuese perseguido por el gobierno fascista. Por suerte en la actualidad el club ha recuperado todos sus símbolos de identidad y puede presumir de tener una historia digna de película. El Júpiter es un equipo de barrio orgulloso de su historia, con aguerridos seguidores defensores de las libertades y enemigos del autoritarismo, es un club obrero que acoge en su seno a plantillas de diferentes categorías, edades y sexos. Un equipo al que es fácil cogerle cariño y que se merece todo nuestro respeto y apoyo. El Júpiter presume de historia, a diferencia de otros equipos más poderosos deportiva y económicamente que apenas pueden presumir de sus escasos trofeos. Muchos lo único que pueden contar es el día de su fundación y poco más ya que nunca consiguieron ganar una liga o trofeo digno de mención.

JÚPITER, TU MAI CAMINARÀS SOL!

http://www.cejupiter.cat/