CASSANDRA NOIR , LE SERPENT DU DÉSIR.

Es una novela inspirada en mis conversaciones con Cassandra Noir. Es una completa transcripción de nuestros juegos erótico mentales a distancia donde improvisamos historias en el contexto del sigue tú.
Fantasías imaginarias o mensajes sinceros y subidos de tono pasados a tinta sobre papel.
Las paginas irán aumentando a medida que progresen nuestras calientes y provocadoras conversaciones a través de wathsapp y por vídeo llamadas.
La novela se está escribiendo en castellano, el titulo en francés se debe al simple hecho de que a los dos nos parece mucho más sugerente que en castellano. Un juego más dentro de innumerables juegos de fantasía erótica.

PORTADA CASSANDRA NOIR 3

Todo comenzó una noche de viernes en la que decidí quedarme en casa. Serían las once de la noche cuando vi que me llegaba un mensaje privado por Instagram.
Era Cassandra, una chica que me encantaba y la seguía desde hacía unos cinco años, alucinaba con sus fotos y por supuesto le daba me gusta a todas ellas.
La encontraba preciosa y muy apetecible pero demasiado joven para mí. Una de esas chicas a las que solo puedes mirar de lejos siendo consciente de las cero posibilidades de llegar a algo placentero con ellas. Nos conocimos un día y me quedé anonadado ante la belleza de sus ojos, de un color indefinido para mí en ese momento, y de sus prietas carnes que mostraba sin pudor con una minifalda de infarto, era verano creo recordar, ya que estábamos en la terraza de un bar junto a unas amigas en común.
Yo no paraba de mirarla, o mejor dicho de admirarla, me robó el corazón en ese mismo instante y en mis noches solitarias fantasee más de una vez con ella.
Al ver que me llegaba un mensaje suyo dejé lo que estaba haciendo para ver que tripa se le había roto a semejante belleza para ponerse en contacto conmigo una noche de viernes.

* Hola puedes hablar?
– Sí
* Me recuerdas?
– Claro, ¿cómo olvidarte?
* No te creo
– Hará como cinco años en la calle Blai. Yo venía de pinchar en un garito y estaba tomando algo con unas amigas en la terraza de un bar. Vi a lo lejos como te acercabas y me quedé impactado. Pero más cuando te sentaste y me miraste a los ojos. Ahí ya me mataste.
* Ooooooh que bonito. Tendrías que haberme flirteado, hubiéramos tenido una cita seguro.
– No me digas eso que me da algo con el tiempo que llevo fantaseando contigo
* Por cierto!!!  llevo tiempo queriendo confesarte algo. A estas alturas ya no me da vergüenza decírtelo. Siempre me has dado un morbázo impresionante…. del palo… tengo que quedar con él a solas, pero nunca me atreví 😛
– ¿En serio? Pues a mí contigo también me ha pasado. Desde el día que te vi y te sigo en Instagram.
* Joder igual nos hemos privado de un polvazo impresionante por vergüenza…
– Pues sí que pena. Un buen polvo con una chica como tú sería de campeonato lastima que no pudo ser.
* Pues sí vaya dos tontos
– Nos hemos perdido una buena cita.
* Eeeeeh que la cita la quiero igual
– ¿Y como es que te da por decirlo ahora?
* Que aún me sigues dando morbo, estoy casada pero no muerta
– Pues tengámosla
* Igual te lo he dicho a estas alturas porque mi vida a cambiado mucho y ya estoy de vuelta de todo
– ¿Tienes una relación abierta?
* Bueno, estoy casada y con dos hijos… no es una relación abierta… pero cuando cada uno sale por la puerta… los límites se los pone cada uno… también te digo que nunca le he sido infiel a mi marido. pero una borrachera me la quiero pegar y contigo me lo pasaría guay
– Pues cuando puedas me lo dices y nos pegamos una buena fiesta y que termine como tenga que terminar.

Desde su primer mensaje empezamos a seguirnos por Facebook y estábamos los dos al tanto de todo lo que hacíamos. Nos comentábamos posts pero la cosa no pasaba de ahí, por lo que pasados unos días y viendo que la chica no me decía nada por privado decidí entrar a degüello.

– He soñado contigo
* Espero que algo bueno, no vayas a tener sueños premonitorios. ¿Me lo contarás…? 😛
– Al oído en susurros
* Válgame dios, entonces tiene buena pinta

Después de esa corta conversación nos pasamos los números de teléfono y la comunicación fue más fluida a través de Wathsapp.

– He tenido un sueño
* ¿Con quien?
– Ya lo sabes
* Si… pero me sorprende… a ver…. Nicole???? Yo????
– Tú. ¿La cita sigue en pie?
* ¿Pero podrías hacerme un adelanto del sueño?
– Buena cobra me has hecho con lo de la cita. Sí te cuento lo que he soñado igual te excitas y no es plan estando en familia como me imagino que estás.
* Qué va, niños durmiendo y marido de cena. Así que venga dale.
– ¿Así que estás sola? Prefiero entonces contártelo en susurros al oído.
* Hazme una pequeña introducción… Es por curiosidad.
– Si te hiciese una introducción te aseguro que no sería pequeña. Sólo te digo que la escena transcurre en un espacio muy grande con una luz muy especial de un color frío. Tipo nave industrial pero vacía. Fuera llueve y dentro de la nave en según qué zonas también. El techo está parcialmente roto, es de Uralita y hace un estruendoso ruido al caer la lluvia. ¿Sigo?
* Dale…
– Seguiré a medio centímetro de tu oído, en susurros.
* Noooo, un poco más va.
– En medio de la enorme estancia hay una silla, el único mobiliario de toda la nave industrial. El suelo está lleno de charcos en los que se refleja la intensa luz de un color que tendrás que adivinar. Y no solo adivinar el color. Puedes seguir contando cómo crees que sigue el sueño. Sorprenderme preciosa…

Si quieres seguir calentándote clicka sobre la siguiente foto

Captura de pantalla 2020-05-28 a las 14.00.50