LA ESPADA DE BARCELONA

En la catedral de Barcelona se guarda desde el siglo XIV, yaciendo sobre una almohada, una de las espadas más bonitas que se conservan.

La espada de Barcelona es un mandoble gótico de dimensiones admirables ( 133 cm.) y de cincelado floral exquisito tanto en el arraiz inverso como en su empuñadura, rematada por un pomo helicoidal que da al conjunto una belleza y una sobriedad sobrenatural. Fue fabricada en el siglo XV por Joan lo Florent y en su hoja lleva grabada la frase Peine pour joie.

Peine pour Joie significa Dolor de Alegria.

Catedral de la Santa Creu y de Santa Eulalia de Barcelona

Toda la espada está tratada por el procedimiento del dorado al fuego, ya en desuso, que le da la propiedad de presentarse a quien la admira como un ser inerte pero que todavía no ha abandonado su alma.… Información aportada por Kapitan Kaníbal.

Esta espada perteneció a Pere IV, condestable de Portugal, que la donó a la catedral cuando gobernó en Cataluña en el siglo XV.

En 1461 moría el primogénito de Juan II, Carlos de Viana, posiblemente envenenado por la familia de la segunda esposa de este rey, para facilitar la sucesión al trono del segundo hijo de este rey, Fernando el Católico. 

La nobleza y el clero catalán se revelaron contra este rey y provocaron que las instituciones catalanas nombraran rey al Condestable de Portugal con el título de Pere IV.
Ni la burguesía, ni la mayoría de instituciones catalanas aceptaban de buen grado este nombramiento por razones distintas.

Pere IV era un hombre aparentemente culto y refinado, según algunos historiadores, para la mayoría un estratega desastroso, pero pocos señalan que era un fundamentalista religioso que gobernó Cataluña como Conde de Barcelona independientemente del rey que encabezase la Corona de Aragón que no lo ratificó como rey pero sí a Fernando el Católico.

Pere IV fue conde de Barcelona soberano de todos los condados catalanes de 1464 a 1466, año de su muerte en Granollers. Era conde de Barcelona, no rey ya que Cataluña por suerte nunca fue reino, sí principado donde gobernaba el Conde de Barcelona. Algo heredado de su pasado imperial carolingio.

Fue titulado rey de Aragón y reconocido conde de Barcelona en 1464 por el Concejo del Principado de Cataluña, institución creada por la Generalitat de Cataluña durante la Guerra Civil catalana contra Juan II de Aragón.

Cada año en el Cant de la Sibil.la celebrado en la catedral se utiliza una espada, no digo que se use la original pero utilizar una replica no estaría nada mal.

Del Cant de la Sibil.la hablare en otra ocasión.