Lucio Minicio Natal, el primer campeón olímpico barcelonés.

El primer campeón olímpico de la península ibérica era de Barcelona y se llamaba Lucius Minicius Natalis Quadronius Verus, pero era toda una celebridad en todo el imperio y era conocido como el campeón Lucio Minicio Natal.
Era un patricio romano que jugó un papel de cierta importancia en la vida política y social de Barcino.
En el año 129 compitió con sus caballos en Olimpia, en la 227ª olimpíada, y consiguió el triunfo en la carrera de cuadrigas. 

Prueba de que fue campeón es la estatua de bronce representando a su cuadriga instalada cerca del hipódromo de Olimpia.
También las treinta y tres placas honoríficas que se han encontrado con su nombre en diversas ciudades del imperio. En una de ellas podemos leer que no sufrió ningún accidente.

Por esta razón pudo entregar su carro al santuario de Zeus como ofrenda.