¿POR QUÉ LOS METALEROS GRITAN DE ESA MANERA?

Hemos oído una y mil veces a esos cantantes de melena al viento y muñequeras de tachuelas forzar la garganta para llegar a notas a las cuales pocos cantantes y menos de otros estilos musicales pueden llegar.

tumblr_inline_p8v6pkmKKB1r23czq_400

No os contaré cual es la técnica que utilizan porque la desconozco pero si el porqué de cantar de esa manera.
Es una de mis teorías sin ningún tipo de base o estudio científico, es una teoría como casi todas mis teorías, ato cabos y me monto mi película, creo yo que tan válida como cualquier otra.
Se dice que los padres del metal fueron Led Zeppelin y Deep Purple aunque poco metal hacían pero si buen rock and roll.
Robert Plant, cantante de Led Zeppelin cantaba con una voz muy aguda pero con la cual no hacia barridos de frecuencia desde una grave a una aguda pasando unas cuantas octavas.
Pienso que influenció a la mayoría de cantantes que vinieron después aunque él claramente estaba influenciado y mucho por la voz de Janis Joplin.
El que considero primer cantante que empezó a usar esa técnica o casi se podría decir que la inventó, para mí es Ian Gillan.
Ian Gillan entró como vocalista de Deep Purple al abandonar la banda Rod Evans, un cantante de estilo sesentero y algo yeyé que aportó mucho a la banda pero que el resto de componentes veía anticuado, sobre todo después de oír cantar a Ian Gillan la primera versión que se grabó de Jesucristo Superstar.
Se quedaron tan alucinados con la técnica de voz del muchacho que no les quedó otra que echar de la banda al bueno de Rod Evans para incorporar ipso facto al melenudo de Ian Guillan.
https://www.youtube.com/watch?v=gq09Q1UGUl0&feature=emb_title

Así que según mi opinión, podemos culpar o agradecer a la ópera rock Jesucristo Superstar y al primer cantante que interpretó el papel de Jesucristo, la manera de cantar de los metaleros.


FANATISMO Y TEQUILA

El fenómeno fans nos tocó vivirlo de muy jóvenes y nos jodía sobremanera. Sobre todo por la vehemente e histérica manera de adorar a sus ídolos nuestras amiguitas que ya apuntaban maneras de futuras jamonas.
Los chicos de mi barrio elegimos el camino más duro y roquero en contraposición a la afición y atracción, más física que musical, de nuestras amiguitas hacia personajes como Leif Garrett, Pedro Marín, Iván, Los Pecos, Gonzalo o Miguel Bose.
A medio camino entre ambos bandos existía una banda de rock and roll llamada Tequila que tanto era escuchada por algún roquero sin prejuicios como por histéricas fans que aparte de escuchar sus discos empapelaban su adolescentes habitaciones con posters de los susodichos.

r_640_351_TEQUILAcancion

Los que odiábamos a muerte a estrellas pre fabricadas idolatradas por las niñas del barrio, también odiábamos a Tequila, no los considerábamos roqueros, más que nada por su imagen de producto discográfico hecho a medida por la industria subdesarrollada de la época.
Lo que acabó de hundir su imagen para mí fue un encuentro con ellos en mi local de ensayo, correría el año 1981 más o menos.
Una tarde mientras ensayábamos a saber que bodrio de canción se abrió la puerta del local y apareció un tipo con dos chicos y nos hizo parar. El tipo en cuestión era Sergio Makaroff y reclamaba el local como suyo, alegaba que estando de gira, alguien sin poderes para hacerlo nos alquiló el local a nosotros y que teníamos que desalojarlo inmediatamente. Por supuesto casi llegamos a las manos entre gritos y amenazas mientras Alejo Stivel y Ariél Rot intentaban tranquilizarnos desde el sofá fumando aceite de kif e invitándonos a fumar para bajar el tono de la descomunal riña.
En aquel momento los asocié al que nos quería echar del local y los odié a muerte.
Pero pasados los años y recordando su actitud conciliadora y fumeta los recuerdo con cariño por no entrar a saco en la disputa.
Por cierto en esos mismos locales de la calle Aldana también ensayaban personajes como Loquillo con el que también tuvimos algún que otro encontronazo por el excesivo volumen que gastábamos teniéndolo a él de vecino.
El tonto del culo aparecía por la puerta y nos decía; podéis bajar el volumen y por supuesto le contestábamos; NO!! Qué te pires de aquí.
Volviendo al hilo, que me voy más por las ramas que Tarzán.
Hace muy poco me dio por escuchar el disco Rock & Roll de Tequila y mi sorpresa fue mayúscula al darme cuenta de la calidad a nivel de composición, así como de grabación y producción.

Para intentar reparar el mal hecho por negarlos durante décadas me informé sobre la vida de la banda y todavía me interesan más aunque yo siempre haya sido de Burning y de Leño.
Por lo visto después de tener grandes éxitos y de triunfar a lo grande decidieron separase en 1982 por desavenencias entre los miembros del grupo, se dice que debido al caballo que corría por sus venas.
De los cinco componentes de la banda dos murieron años más tarde a consecuencia del VIH mientras los otros tres luchaban por dejar la heroína.
Una bonita historia para llevarla al cine como se hizo con Parchís.
Desde Ya, respect total.


 

COSAS DE MTV

mtv 90

En épocas de MTV nos metieron hasta en la sopa descafeinados unpluggeds más falsos que un euro marroquí en los que todo estaba enchufado, cambiaban la guitarra eléctrica por una acústica y a engañar al personal. Recuerdo que los únicos que se lo curraron en serio fueron The Cure.

En otras épocas les dio por los festivales. Eventos en los que famosetes grupos de medio pelo exhibían orquestas sinfónicas que les acompañaban en sus tontas canciones.
Pero en realidad los pioneros en estas lides fueron Rainbow, la banda del ex Deep Purple, Ritchie Blackmore, y no era una una orquesta interpretando arreglos de algún tema, era la banda la que adaptaba la pieza clásica para que la orquesta no cambiase ni una nota. No quiero ni pensar el los pobres técnicos de sonido de la época sonorizando tamaña barbaridad con una mesa analógica.
El bueno de Ritchie toca casi todo el tema con un slide lo cual dificulta bastante la interpretación pero el efecto del sonido es brutal.
La experiencia de Blackmore con orquestas le viene de lejos ya que en 1969 realizó con Deep Purple un concierto para grupo y orquesta compuesto por el teclista de la banda Jon Lord, junto a la Royal Philarmonic Orchestra en el Royal Albert Hall de Londres.

Estos extraños experimentos no dejan de ser modas pasajeras que se olvidan con rapidez pero los que hemos visto estas maravillas en directo difícilmente olvidaremos.
Recomiendo a todos los amantes de las rarezas ver entero este vídeo, para los no iniciados a partir del minuto 4:10.

También cabe destacar que años más tarde de las aventuras de Blackmore, los que elevaron el arte de tocar con una orquesta sinfónica a primera división fueron los amos del circo del rock and roll.
A parte de torturar con sonidos estridentes a los músicos de la orquesta les hacían pintar las caras como ellos, incluso al director de la orquesta tuvo que pasar por el aro.
Por supuesto el publico en un alto porcentaje está formado por las que un día siendo niñas se hicieron fanáticas de la banda y ya mayorcitas y operadísimas no se pierden ni un concierto para mostrar a cámara sus neumáticas formas.

A pesar de todo ello y del paso del tiempo no es un trabajo caído en saco roto.
Hoy en día se sigue rememorando aquel concierto del 69 con puesta en escena más actual.

 


BETH HART, UNA DIOSA SALIDA DEL FANGO

beth-hart01

No hace demasiados años descubrí a Beth Hart, una apisonadora que desde el escenario aplasta literalmente al público con su poderosísima voz, su puesta en escena y su vitalidad característica de la que ha tocado fondo infinidad de veces pero que ha sabido salir del agujero fortalecida y llena de carismática personalidad.
El dominio de la composición en el campo del rock and roll, el blues y el soul te deja pegado a la silla por la sensibilidad cargada de potencia que destila cada tema.
Dejando de lado su prodigiosa voz que en cada desgarro te cuenta su turbio pasado solo decir que es una estupenda pianista aunque también toca cualquier instrumento que le apetezca.
Con seis años escuchó el claro de luna de Beethoven y corrió al piano de su casa para tocarlo tal cual lo había escuchado, así de oído. Sus padres le apuntaron a clases de música con una profesora que insistía en que tocase el piano leyendo la partitura y ella para complacerla solo hacía ver que la leía pero en realidad no lo hacía, era puro teatro, ella no necesitaba ese papel que encorsetaba su creatividad.
Por supuesto la profesora declinó seguir enseñando a tan poco disciplinada alumna y la pequeña Beth se vio fuera de la escuela de música.
Ya con más edad, en plena adolescencia empezó a consumir drogas y alcohol en cantidades industriales hasta que su hermana murió de sida por compartir jeringuillas.
Pero la bipolaridad diagnosticada desde pequeña y nunca medicada hizo que volviese a caer en la droga unas cuantas veces más provocándole trastornos alimentarios. En según qué época era poco más que un saco de huesos cubiertos por muy poca piel, como dirían algunos. Pero su vitalidad y su voz no menguaban con los excesos de la mala vida, siempre fue un torbellino sobre el escenario y lo sigue siendo.

De joven apuntaba maneras y lo demostraba en cada interpretación, pero cuando realmente alcanzó el prestigio y reconocimiento fue en su madurez.
Ya hecha toda una mujer y superados los baches que la vida le puso en el camino se mostró ante el público como una autentica fiera de la escena. Su interpretación en directo del tema Inmortal ya en pleno siglo XXI sigue excitando al más frío de los mortales. El momento del solo de guitarra en que se tira al suelo y parece llegar al orgasmo con el puro sonido de la guitarra es de lo más estimulante, su sexualidad es arrolladora como toda ella.
Realmente es de lo más sexy y erótico que he visto en mi larga vida de roquero lascivo. Destila sensualidad por cada uno de los poros de su tatuada piel.

Actualmente ya alcanzada la madurez a todos los niveles ofrece un espectáculo mucho más íntimo y sofisticado pero sin perder la potencia de su voz. Ya viste como una señora y casi se comporta como tal, como la diva que es aunque ella no se lo proponga. Su puesta en escena es imponente y llega al alma erizándote el vello en cada interpretación.
Ya queda lejos la anoréxica yonqui que escuchaba Black Sabbath y Led Zeppelin recién salida del talent show Start Search donde concursó en 1993.
De toda su carrera musical desde sus turbulentos inicios nos queda una señora con mucho pasado y mucho sufrimiento que ha marcado su personalidad y su manera de cantar.
Beth Hart es todo alma, todo pasión. Es toda una mujer con muchas cosas que contar y muchas maneras de hacernos sentir en cada canción que nos regala su infinito talento.
Lo dicho, toda una mujer como a muchos nos gusta, con pasado y carácter de lo más interesante y cautivador. Una mujer de verdad.

 


 

BOHEMIAN RHAPSODY

QUEEN

Anoche fui por primera vez al cine yo solo, o al menos eso creo.
Quería disfrutar de la película Bohemian Rhapsody en versión original yo solo por si en realidad era un truño y tenía que oírme después las malas críticas.
La primera vez que escuche a Queen, no era consciente de lo que era, no sabía su nombre ni quiénes eran.
Una noche de 1979 escuchando Radio Juventud, empezó a sonar un disco en directo de una extraña banda que hacía una música inédita para mí. Por suerte tenía una cinta virgen puesta en el radio casete y empecé a grabar, estaba tan cansado que me quedé dormido y no fue hasta el día siguiente le di al play para escuchar lo que se había grabado.
Me gusto tanto que pregunté a todo el mundo si sabían en nombre de la banda y me costó unos cuantos días averiguarlo.

l3

La banda se llamaba Queen y el disco era el último que habían sacado al mercado, se llamaba Queen Live Killers.
Corrí raudo y veloz a calle Tallers, a la tienda Castelló, a la única que había entonces. La tienda estaba situada en el interior de una escalera de vecinos, un tenderete parecido al que usaban los zapateros pero con discos de todos los estilos pero tampoco demasiados, sobretodo de Rock & Roll.
Encontré el disco en cuestión y resultó ser doble por lo que la broma me iba a salir cara.
Seiscientas pesetas que le di al dependiente, disco a la bolsa y para casa a escucharlo.
Entonces tenía un tocadiscos de plástico que funcionaba a pilas, uno de aquellos que la tapa era el altavoz, uno solo por lo que cualquier disco que escuchase en él era en mono.
Saqué el primer vinilo de la funda y lo coloqué con cuidado, empecé a escucharlo mientras miraba las fotos del interior del álbum.

Me gustó tanto lo que oí que en poco tiempo ya tenía la discografía completa de la banda y me hice fan incondicional.
Ayer viendo la película volví a sentir lo mismo que cuando los descubrí, una sensación casi infantil que me hizo disfrutar como un loco.
La interpretación del protagonista roza la perfección y la caracterización del resto de la banda da bastante el pego. Dos horas y media que se hacen cortas aunque yo personalmente le hubiese sacado más jugo a la historia y me hubiese documentado más que tampoco es tan difícil. La cronología de la historia real se la pasan por el arco del triunfo y hacen coincidir anécdotas de años pasados con el presente.
Ver un Freddie Mercury con pelo corto y bigote (80s) grabando un tema de los setenta, como que chirria mucho y ciertas licencias de los guionistas desentonan bastante.
A parte de eso, por lo demás es una buena película con la que disfrutar si te gusta la música y si te interesa un poco la historia de la banda. De hecho volvería a verla ahora mismo si pudiese.La historia comienza con Smile en los primeros setenta y termina en Live Aid de 1985.
La época que más me gusta de la banda, cuando experimentaban con el sonido y eran inclasificables por mucho que la critica de la época se empeñase en compararlos con Led Zeppelin.

freddie-live-in-1979

La película hace un recorrido en el espacio-tiempo bastante interesante que puede dejar espacio para una segunda parte.
Por cierto, no queda reflejado en la historia que Brian May se fabricó con sus propias manos y con la ayuda de su padre la guitarra que actualmente todavía usa, con la madera de una chimenea y usando el muelle del caballete de una moto para la palanca del tremolo, las pastillas fueron rebobinadas de nuevo con un hilo más fino y dándole muchas más vueltas para conseguir tan característico sonido. El amplificador que Brian May usó hasta que destrozó y se paso al Vox AC30, fue diseñado y construido por John Deacon, el bajista de la banda que era ingeniero electrónico.
El lema que salía en todos sus discos en los años 70 “And nobody played synthesizer” es en parte gracias a ese sonido de guitarra y amplificador, que en ocasiones superaba con creces cualquier efecto de sintetizador.

84a36fff36a39261116ce5a42b2cd54a

En definitiva, una película muy recomendable a pesar de lo antes mencionado que apenas afecta en el resultado final.

 


UNA BANDA DE VALLECAS LLAMADA WC

ramoncin-620x349

Sé que este artículo será polémico sobre todo entre los puristas del r&r que creen en sobados iconos sobrevalorados. Gente que critica sin conocer ni haber escuchado el disco del cual voy a hablar. Simplemente no les gusta por la nefasta imagen del protagonista.
Pero creo que después de cuarenta años hay que hacer justicia a uno de los mejores discos grabados en este país, a pesar de todo lo acaecido desde entonces.

En los años setenta existía en Vallecas una banda llamada WC que ya con repertorio propio, encontró como cantante a un joven Ramón Márquez Martínez.
Ramón era un tipo que quería comerse el mundo costase lo que costase, algo que ha hecho durante toda su vida sin importarle ni las etiquetas, ni el ridículo que pudiese hacer en las pantallas de televisión a cambio de una buena suma de dinero. O trabajando en el SGAE llenándose los bolsillos con dinero, a costa de la sangre, sudor y lagrimas de autores e intérpretes, “como él”.
Se dice que el joven Ramón, una vez terminado el repertorio de la banda, se lo apropió y vino a Barcelona a grabar un disco alejándose así de los auténticos autores.
Pasando olímpicamente de los músicos originales que le dieron la oportunidad de cantar, con una voz bastante horrorosa y sin tener ni puta idea de hacerlo.
Una vez en Barcelona contó con la colaboración de muy buenos músicos como Eduardo Bort, que grabó unas guitarras impresionantes.
El disco salió a la venta en 1978 bajo el nombre de Ramoncin y WC y empezó el escándalo en la única televisión que existía entonces en el país.
La primera vez que supe de él fue viéndolo en el programa 2 x 2 de Mercedes Milá e Isabel Tenaille.

Me encantó la entrevista y la actuación, hay que tener en cuenta que yo entonces era un niño de apenas trece años y ver a un tipo vestido y maquillado de semejante manera diciendo palabrotas por la tele me chocó y marcó bastante.

Un amigo más mayor que yo, que curiosamente también se llamaba Ramón Martínez, me acompañó a la calle Escudellers, a una pequeña tienda de discos, tipo tenderete dentro de una escalera de vecinos, llamado Castelló y me compré el disco.
Fue mi bautismo en el terreno de la música, mi primer disco comprado con mi dinero, mi primer disco de rock and roll, mis inicios en ese terreno.
Han pasado ya cuarenta años desde aquel día y me sorprende sobremanera conservar aquel jurásico vinilo que me abrió las puertas al universo del rock and roll. Un disco que pongo en contadas ocasiones y siempre con miedo a rayarlo más de lo que está.
Personalmente diré que es uno de los mejores discos que se ha grabado en este país, una maravilla de rock suburbano pre nefasta movida madrileña.
Hay que escucharlo sin prejuicios y olvidando la trayectoria del personaje en cuestión.
es un ejercicio difícil de realizar, es como un viaje en el tiempo a una época en la que ni teléfonos móviles existían y donde los chicos de barrio nos informábamos a través de la radio y la prensa. Época de perder amigos en los portales con la aguja clavada en el brazo y de juntarnos en bandas para ser menos vulnerables ante aquella injusta sociedad en vías de cambio.

Ramoncin creía hacer música punk aunque los de fuera de Madrid que no vivíamos en ambientes tan superficiales sabíamos que no era así, aquí teníamos una banda que sin creer ni saber que estilo de música hacían iniciaron el punk en este país.
Su disco salió un año más tarde pero la banda era más antigua y realmente su sonido se alejaba más del rock suburbano y se acercaba al punk.
Desde el barrio de San Ildefonso, desde los bloques verdes en Cornellá de Llobregat nos llegó La Banda Trapera del Rio, la autentica y primera banda del punk más yonqui del panorama nacional.
Creo que aún conservo por ahí el carnet del club trapero presentado en el Magic de Barcelona.

 


SONIDO MOSCA

61408381_374363583423037_5847785590560391168_o

Muchas ganas de ver el documental Sonido Mosca donde se cuenta el inicio del rock and roll en Barcelona y la historia de unas cuantas bandas como Los Salvajes, Los Sirex o Los Mustang. También se cuenta la historia y recorrido de la casa Sinmarc de amplificadores a válvulas made in Poble Sec.

https://www.youtube.com/watch?v=72EYsfhYdSw&feature=emb_title
Me siento muy orgulloso de haber formado parte del equipo que relanzó Sinmarc hace ya casi veinte años.
De hecho solo diseñé el G50R , el G100R y forré en piel más de un amplificador.