Esta melodía fue descubierta por un grupo de arqueólogos en los años 50, en la ciudad de Ugarit, región de la antigua civilización Sumeria.
Los investigadores encontraron unas tablillas de arcilla de hace 3.400 años con inscripciones cuneiformes en idioma hurrita que contenían una composición musical.
Anne Draffkorn Kilmer, profesora de asiriología de la Universidad de California, fue la encargada de reescribir e interpretar dicha composición en 1972.
Según señala Richard Fink, en un artículo de la Archeologia Musicalis, «el contenido de las tablillas confirma la teoría de que la escala diatónica de siete notas, así como la armonía, ya existía hace 3.400 años».


Lo que me parece casi de ciencia ficción es que hayan podido traducir las tablillas y descubrir que se trataba de una pieza musical, y que encima la hayan traducido al sistema diatónico actual, lo hayan interpretado y grabado.
Me da la impresión que no debe tener nada que ver con la composición original, pero siempre es bonito abrir la mente y trasladarse a aquella época mientras escuchas la música.